Corrientes Marinas
Inicio
Corrientes Superficiales
Corriente Ecuatorial
Corriente del Golfo
Corriente de Kuro-shivo
Corriente de Humboldt
Corriente del Niño
Corriente de California
Corriente de Benguela
Corriente del Monzón
La circulación profunda
Factores de la circulación Oceánica
Mapa Corrientes marinas

Circulación Profunda


 

La circulación profunda es originada por los cambios de densidad del agua de mar (mecanismo termohalino, termo = calor; halino = sal), resultantes de las diferencias de temperaturas y/o salinidad entre masas de aguas adyacentes. Menores temperaturas y mayor salinidad originan un aumento en la densidad del agua de mar. Debido a ello, las masas de agua fría, como las generadas en las regiones polares y subpolares, tenderán a hundirse hasta alcanzar su nivel de igual densidad, o de equilibrio, y reemplazar el agua de menor densidad. Esta última, será entonces desplazada lateralmente o hacia arriba, induciendo así la circulación horizontal y vertical. La circulación termohalina es la causa principal del movimiento de las masas de agua profunda de las regiones antárticas y árticas. Las masas de agua fría que se encuentran en el fondo de los océanos, se forman principalmente en los océanos polares, y preferentemente en las cercanías de la Antártica. El enfriamiento intenso que se produce en estas áreas y el aumento de la salinidad en las aguas superficiales, producto de la expulsión de las sales durante la formación del hielo marino, causan un aumento de la densidad. Así, el agua fría y densa se hunde a lo largo de la plataforma continental y el talud de la Antártica, para derramarse hacia el fondo oceánico. El agua profunda de la Antártica (temperatura = -0,4°C y salinidad = 34,66%o), se encuentra en los océanos Pacífico, Atlántico e Indico, habiendo sido detectada, en base a estas características hasta los 35º N de latitud.

 

Otros sectores de formación de masas de agua subsuperficial, se encuentran en los océanos Pacífico y Atlántico Norte. En el área de generación, estas masas de agua se hunden hasta el fondo del océano y fluyen hacia el sur. Al encontrarse con las masas de agua profunda de la Antártica, que son más densas, fluyen por encima de ellas.

El movimiento de las aguas profundas del océano en ningún caso se compara en velocidad con el de las aguas superficiales, cuyo forzante fundamental es el viento. El movimiento que ocurre en las profundidades, es originado por la formación continua de nuevas masas de agua fría muy densas, generadas en los océanos polares y subpolares. Se estima que el flujo oceánico profundo sigue en general una dirección norte-sur y al igual que en la circulación superficial, las corrientes profundas son más intensas en el lado occidental de las cuencas oceánicas. A diferencia de las corrientes de superficie, la circulación oceánica profunda está fuertemente influenciada por la topografía del fondo marino, siendo este efecto comparable a la barrera que ejerce una cordillera a un viaje por tierra.

 

Minisitos Mediateca

Minisitos Mediateca
  
Minisitos Mediateca
Minisitos Mediateca
Minisitos Mediateca