Corrientes Marinas

Inicio
Corrientes Superficiales
Corriente Ecuatorial
Corriente del Golfo
Corriente de Kuro-shivo
Corriente de Humboldt
Corriente del Niño
Corriente de California
Corriente de Benguela
Corriente del Monzón
La circulación profunda
Factores de la circulación Oceánica
Mapa Corrientes marinas

 

Las aguas de los océanos se encuentran en continuo movimiento La fuente de energía responsable de ello proviene primeramente del Sol En efecto, tanto la circulación atmosférica como oceánica son manejadas por la radiación solar (calentamiento), y debido al estrecho contacto entre estos medios, ambas se encuentran íntimamente unidas La energía solar genera diferencias de temperatura sobre la superficie terrestre y da origen a los vientos en la atmósfera Estos, a su vez, son la causa principal del movimiento de las aguas superficiales del océano Además, el calentamiento desigual del océano por la energía solar contribuye al movimiento de las masas de agua en forma de corrientes.

 

De acuerdo a las fuerzas generadoras, la circulación oceánica puede ser dividida en dos componentes una, conocida como circulación termo Alina, donde el movimiento del fluido se debe a variaciones en la densidad del agua, originados por cambios de temperatura o salinidad; mientras la otra se conoce como circulación guiada por el viento El movimiento del agua en la superficie oceánica es iniciado por el viento que sopla sobre ella, generando en un principio fluctuaciones turbulentas de presión (movimiento aleatorio de las moléculas de agua! Al ponerse en movimiento la película superficial del agua, arrastra a la capa subyacente, la que a su vez imparte movimiento al agua de los niveles inferiores, hasta que toda la capa superficial se pone en movimiento Sin embargo, la situación no es tan simple y la vía, por la cual las fuerzas generadoras son llevadas a producir la circulación oceánica, involucra a un sistema complejo de factores, como el campo gravitacional terrestre, diferencias de temperatura y/o salinidad, persistencia del viento, fuerza de las moreas, presión atmosférica, fricción y la rotación de la Tierra Así, se debe distinguir entre fuerzas generadoras y efectos, donde las primeras son las que inducen y mantienen a los sistemas de corrientes, mientras que los efectos pueden cambiar el movimiento de las aguas, pero no iniciarlo.

 

Minisitos Mediateca

Minisitos Mediateca
  
Minisitos Mediateca
Minisitos Mediateca
Minisitos Mediateca