Inicio
Antiguo Régimen
  Estructura Social
Causas
  Políticas
  Económicas
  Intelectuales
Etapas de la Revolución
Estados  Generales
Asamblea Constituyente
Asamblea Legislativa
Convención Nacional
El Directorio
El Consulado
Consecuencias
Biografías
Voltaire
Montesquieu
Diderot
D'Alambert
Luís XVI
Maria Antonieta
Emmanuel Joseph Sieyès
Conde de Mirabeau
Georges Jacques Danton
Jean-Paul Marat
Maximiliano Robespierre
Ideales
Ilustración
Absolutismo
 
 
 
 

Revolución Francesa
Revolución Francesa
 

Estados Generales

La gravísima situación económica  obligó al rey Luís XVI a convocar los Estados Generales, organismo corporativo que no se había reunido desde 1614, para buscar una solución a la crisis. Sin quererlo, el infortunado monarca dio paso a los preparativos de la gran revolución.

Como la bancarrota era inminente, Luís  XVI se hizo asesorar por notables hombres para que le sugirieran cómo combatir la crisis. Entre éstos colaboraron Turgot, Necker, Calonne y Brienne, pero ninguno de ellos pudo impedir el descontento y el rey se vio obligado a citar a los Estados Generales, como se ha señalado.

Esta asamblea reunía a todos los representantes de los Estados provinciales que debían abocarse a  resolver los problemas presentados por la crisis. En esta asamblea se reunieron diputados de los tres órdenes o clases sociales francesas y tanto los representantes del clero y la nobleza como los del estado llano presentaron peticiones en los llamados “Cuadernos de Denuncia”. En ellos se detallaban las quejas y peticiones dirigidas al soberano por los tres órdenes, exponiendo la situación de Francia y sugiriendo las medidas para mejorarla.

Los Estados Generales convocados por Luís XVI se reunieron a partir del 5 de mayo de 1789 y desde la primera sesión se presentó un conflicto de poderes: los diputados del estado llano pidieron votación por cabeza (un voto por cada diputada), en tanto que los miembros del clero y la nobleza pidieron votación por órdenes (uno para cada orden). La diferencia radicaba en que si se votaba por orden, la nobleza y el clero contarían con dos votos y serían mayoría, pero si se votaba por diputado, la mayoría la tendría el estado llano.

Juramento de la Sala del Juego de Pelota

Al no ponerse de acuerdo los diputados sobre el sistema de votación, Luís XVI mandó clausurar el local donde funcionaban los Estados Generales. Sin embargo, el estado llano, que contaba con el apoyo de algunos diputados del clero y  la nobleza -el abate Sieyes, Mirabeau y Talleyrand, entre otros-, se trasladó de París a Versalles y en el propio palacio real ocuparon la sala en que se jugaba pelota vasca. En este recinto se erigió en Asamblea Nacional (17 de junio), y luego el 20 de junio tuvo lugar la sesión conocida con el nombre de Juramento del Juego de Pelota. Esta actitud asumida por el estado llano significó el estallido de la revolución.

    

Minisitos Mediática

Minisitos Mediática
Minisitos Mediática
Minisitos Mediática
Minisitos Mediática
Minisitos Mediática
Minisitos Mediática
Minisitos Mediática

Minisitos Mediática

Minisitos Mediática
Minisitos Mediática