Búsqueda personalizada

ÍNDICE

Alejandro VI
Alighieri, Dante
Boccaccio, Giovanni
Brunelleschi, Filippo
Bruno, Giordano
Cabeza de Vaca, Alvar Nuñez
Carlos V
Castiglione, Baltasar
Clemente VII
Colon , Cristobal
Contrarreforma
Copérnico, Nicolás
Cortés, Hernan
Des Pres, Josquin
Dias, Bartolomé
Elcano, Juan Sebastian
Enrique el Navegante
Calvino, Juan
Enrique  VIII
Escorial, el
Fernando II el Católico
Ficino, Marsilio
Galileo
Gutemberg, Johannes
Humanismo
Imprenta
Inquisición
Inquisición
Compañía de Jesús
Knox, John
Lutero, Martín
Magallanes, Fernando
Manierismo
Masaccio
Mediccis
Giovanni Pico de la Mirandola
Moro, Tomas
Pablo III
Palestrina
Paz de Augsburgo
Petrarca
Pizarro, Francisco
Reforma
Renacimiento
Rotterdam, Erasmo de
San Carlos Borromeo
San Felipe Neri
San Ignacio de loyola
San Juan de la Cruz
Santa Teresa de Jesús
Savonarola
Sforza
Trento, Concilio
Valla, Lorenzo
Vives, Juan Luis
Zuinglio, Ulrico
 
 
Renacimiento
Renacimiento

FILIPPO BRUNELLESCHI

 

 

Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca

Si un florentino, Masaccio, puso las bases de la pintura renacentista, su conciudadano Filippo Brunelleschi fue el principal impulsor del nuevo lenguaje en la arquitectura.

Filippo Brunelleschi nació en Florencia en 1377. Inició su carrera artística como orfebre y escultor e intervino, en 1401, en el concurso para realizar las segundas puertas del baptisterio de Florencia, que ganó el escultor Lorenzo Ghiberti. Más tarde marchó con otro escultor, Donatello, a la ciudad de Roma, donde se dedicó a estudiar la arquitectura antigua.

De regreso a su ciudad triunfó, en 1418, en el concurso público para la finalización de las obras de Santa Maria dei Fiore, catedral de Florencia. Construyó entonces, entre 1420 y 1436, su famosa cúpula sobre tambor octogonal, con forma semiesférica en el interior y perfil ligeramente apuntado al exterior, que llegó a ser levantada sin cimbra o armazón de madera.

A principios de la década de 1420, con el pórtico del hospital de los Inocentes, consiguió incorporar el lenguaje clásico a las concepciones constructivas renacentistas, mediante el énfasis en la proporción, en la importancia de la columna como elemento sustentante y en la sucesión rítmica y repetida de elementos modulares para crear perspectiva. Estas características se repitieron en sus obras posteriores.

En los años siguientes trabajó intensamente en Florencia y realizó las iglesias de San Lorenzo y Santo Spirito. Esta última, concebida según el modelo de planta basilical con cúpula en el crucero, poseía un diseño de proporciones estrictamente matemáticas, y ejerció gran influencia sobre el también florentino Leone Battista Alberti.

La última obra importante de Brunelleschi fue la capilla Pazzi en la Santa Croce de Florencia. Era similar a la Sacristía Vieja por su forma e ideas estéticas, pero ofrecía al exterior una fachada con cierto aspecto de arco triunfal, compuesta por una arcada entre dos tramos adintelados.

Filippo Brunelleschi murió el 15 de abril de 1446 en Florencia. Aunque la crítica del siglo XX descubrió en su obra reminiscencias del románico italiano y del gótico, su carácter de pionero del Renacimiento es indiscutible.

 

 

Juan Zamora Romo. Bibliotecólogo, Licenciado en Tecnologías de la Información.