Búsqueda personalizada

ÍNDICE

Alejandro VI
Alighieri, Dante
Boccaccio, Giovanni
Brunelleschi, Filippo
Bruno, Giordano
Cabeza de Vaca, Alvar Nuñez
Carlos V
Castiglione, Baltasar
Clemente VII
Colon , Cristobal
Contrarreforma
Copérnico, Nicolás
Cortés, Hernan
Des Pres, Josquin
Dias, Bartolomé
Elcano, Juan Sebastian
Enrique el Navegante
Calvino, Juan
Enrique  VIII
Escorial, el
Fernando II el Católico
Ficino, Marsilio
Galileo
Gutemberg, Johannes
Humanismo
Imprenta
Inquisición
Inquisición
Compañía de Jesús
Knox, John
Lutero, Martín
Magallanes, Fernando
Manierismo
Masaccio
Mediccis
Giovanni Pico de la Mirandola
Moro, Tomas
Pablo III
Palestrina
Paz de Augsburgo
Petrarca
Pizarro, Francisco
Reforma
Renacimiento
Rotterdam, Erasmo de
San Carlos Borromeo
San Felipe Neri
San Ignacio de loyola
San Juan de la Cruz
Santa Teresa de Jesús
Savonarola
Sforza
Trento, Concilio
Valla, Lorenzo
Vives, Juan Luis
Zuinglio, Ulrico
 
 
Renacimiento
Renacimiento

GIORDANO BRUNO

 

Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca
Minisitios Medíateca

Pese a que Giordano Bruno no fue propiamente un hombre de ciencia, ejerció enorme influencia en el pensamiento científico posterior, gracias a la genial intuición que lo llevó a sustituir el heliocentrismo de Copérnico por el pluricentrismo de los innumerables mundos.

Filippo Bruno nació en 1548 en Nola, Italia, hijo de un modesto gentilhombre. En 1565 ingresó en el convento dominico de San Domenico Maggiore, en Nápoles, y cambió su nombre por el de Giordano. Pese a estar más interesado por la filosofía y la alquimia que por la teología, en 1572 fue ordenado sacerdote, pero seis años más tarde hubo de huir a Suiza ante una acusación de herejía. En 1584 se trasladó a Inglaterra, y allí aparecieron sus tratados fundamentales: Cena de le ceneri (1584; La cena del miércoles de ceniza), De la causa, principio e uno (1584), De l'infinito universo e mondi (1584) y De gli eroici furore (1585; Los heroicos furores), entre otros.

En estos libros Bruno desarrolló su cosmología, basada en parte en el neoplatonismo y en Nicolás de Cusa. Forma y materia están inextricablemente unidas en el Uno, que es principio y causa de todas las cosas, las cuales, por medio de la "coincidencia de los opuestos", se funden en él. El Uno, o Dios, se identifica con la naturaleza, el universo, que es infinito. La filosofía de Bruno, pues, es esencialmente panteísta. Este hecho, y su interés por la cábala y la astrología, motivaron su persecución por parte de católicos y protestantes. Tras varios años de vagabundeo por Europa, Bruno regresó a Venecia en 1591, y un año más tarde fue detenido por la Inquisición. Enviado a Roma, sufrió un largo proceso de siete años en el que se negó a abjurar de sus ideas, y el 17 de febrero de 1600 pereció quemado en la hoguera en el Campo di Fiore de Roma. Anticipador en varios aspectos de la moderna concepción del mundo, Giordano Bruno ha quedado además como ejemplo de dignidad e inquebrantable creencia en la libertad del espíritu humano

 

Juan Zamora Romo. Bibliotecólogo, Licenciado en Tecnologías de la Información.