Búsqueda personalizada

ÍNDICE

Alejandro VI
Alighieri, Dante
Boccaccio, Giovanni
Brunelleschi, Filippo
Bruno, Giordano
Cabeza de Vaca, Alvar Nuñez
Carlos V
Castiglione, Baltasar
Clemente VII
Colon , Cristobal
Contrarreforma
Copérnico, Nicolás
Cortés, Hernan
Des Pres, Josquin
Dias, Bartolomé
Elcano, Juan Sebastian
Enrique el Navegante
Calvino, Juan
Enrique  VIII
Escorial, el
Fernando II el Católico
Ficino, Marsilio
Galileo
Gutemberg, Johannes
Humanismo
Imprenta
Inquisición
Inquisición
Compañía de Jesús
Knox, John
Lutero, Martín
Magallanes, Fernando
Manierismo
Masaccio
Mediccis
Giovanni Pico de la Mirandola
Moro, Tomas
Pablo III
Palestrina
Paz de Augsburgo
Petrarca
Pizarro, Francisco
Reforma
Renacimiento
Rotterdam, Erasmo de
San Carlos Borromeo
San Felipe Neri
San Ignacio de loyola
San Juan de la Cruz
Santa Teresa de Jesús
Savonarola
Sforza
Trento, Concilio
Valla, Lorenzo
Vives, Juan Luis
Zuinglio, Ulrico
 

Zuinglio, Ulrico
(1484-1531)

Indice:
           Primeras influencias
           Adopción de la Reforma
           Conflictos entre protestantes
           Principales obras de Zuinglio

Teólogo suizo, personaje de primera magnitud durante la Reforma en su país. Nació en Wildhaus, Sankt Gallen, el 1 de enero de 1484 y estudió en las universidades de Viena y Basilea.

Primeras influencias

El espíritu liberal del humanismo influyó en Zuinglio durante los años de su formación. Recibió las órdenes sagradas en 1506 y fue destinado a la parroquia de Glarus, población bien conocida en aquellos días por ser centro de reclutamiento de mercenarios para los ejércitos de Francia. En dos ocasiones ejerció Zuinglio como capellán de las tropas que combatían en suelo extranjero, experiencia que le conduciría a denunciar de forma pública la existencia de ejércitos mercenarios. Como venganza ante su actitud, ciertos oficiales de la localidad conspiraron contra él. Ello le puso en una situación incómoda, por lo que en 1516 aceptó un nombramiento en Einsiedeln, población situada en el sureste de Zurich.

Durante su ministerio en esta población empezaron a asaltarle dudas relativas a ciertas prácticas religiosas. En 1516 cayó en sus manos la versión latina del Nuevo Testamento que Desiderio Erasmo había realizado a partir del original griego, texto que más tarde transcribió y memorizó al pie de la letra. Basándose en estos escritos y en otros textos sagrados, Zuinglio atacó en sus sermones ciertas enseñanzas y prácticas de la Iglesia que se habían apartado de un modo notable de la simplicidad del cristianismo original y de las Sagradas Escrituras. Entre las prácticas que Zuinglio criticó se encontraban la veneración de santos y reliquias, las promesas de curaciones milagrosas y los abusos originados por la práctica de las indulgencias. El hecho de basar sus afirmaciones en las Escrituras le proporcionó un respaldo popular muy importante, por lo que el 1 de enero de 1519 fue nombrado predicador de la colegiata de Zurich.

Adopción de la Reforma

Zurich era un importante núcleo humanístico, con una tradicional limitación de ingerencia del Estado en el poder temporal de la Iglesia. Zuinglio atrajo muy pronto importantes audiencias a la catedral para escuchar su explicación de las Sagradas Escrituras a partir de los textos originales hebreo y griego, análisis que él realizaba libro a libro, capítulo por capítulo, partiendo del Evangelio de san Mateo. Esta versión oral de las Escrituras chocaba de modo rotundo con la tradición eclesiástica, ya que los sacerdotes habían basado sus sermones en las interpretaciones de la Vulgata y en los escritos de los Padres de la Iglesia. En 1519, un seguidor suyo puso a su disposición una imprenta, lo que permitió que sus ideas se difundieran más allá de la ciudad.

Ese mismo año Zuinglio conoció y estudió los escritos de su coetáneo Martín Lutero. Animado por la actitud de Lutero frente a la jerarquía eclesiástica alemana, convenció al Consejo de Zurich para que prohibiera toda enseñanza religiosa que no estuviera basada en las Escrituras. Entre estas enseñanzas se encontraba la prohibición de la Iglesia de comer carne durante la Cuaresma. Un grupo de seguidores de Zuinglio incumplió con intención ese precepto en 1522, hecho que originó a su detención. No obstante, Zuinglio los defendió con energía, por lo que tan sólo se les impuso un castigo simbólico.
Enfurecido por la conducta de Zuinglio, el papa Adriano VI le prohibió predicar y pidió al Consejo de Zurich que le condenara como hereje. En enero de 1523 Zuinglio compareció ante el Consejo para defenderse de dichas acusaciones. En este acto reivindicó la supremacía de las Sagradas Escrituras sobre el dogma de la Iglesia, atacó el culto a las imágenes, a las reliquias y a los santos y se opuso a la concepción sacramental de la Eucaristía y al celibato. Después de su deliberación, el Consejo se mostró de acuerdo con las tesis de Zuinglio y decidió la independencia del cantón de Zurich con respecto a la jurisdicción del obispo de Constanza, al tiempo que mantenía en vigor la prohibición de realizar cualquier predicación que no estuviera basada en las Sagradas Escrituras. La adopción de estas medidas supuso la adopción oficial de la Reforma por parte del Consejo. Zuinglio dejó claro su nuevo estado en 1524 al casarse con Anna Reinhardt, viuda con quien había estado viviendo de forma pública con anterioridad.

Zurich, bajo la nueva regulación reformista, se convirtió en una teocracia regida por Zuinglio y una magistratura cristiana. Se establecieron reformas radicales, como la conversión de los monasterios en hospitales, la exclusión de las imágenes sagradas de los templos, la eliminación de la misa y de la penitencia, entre otras disposiciones. Con el tiempo, Zuinglio llegaría a defender que los cristianos devotos no requerían ni de un Papa ni de una Iglesia.

Conflictos entre protestantes

Los anabaptistas, grupo protestante muy radical, amenazaron en 1525 el poder de Zuinglio en Zurich. No obstante, en el curso de una controversia mantenida el 2 de enero de 1526 ante el consejo de su ciudad, Zuinglio los derrotó con claridad, lo que precipitó la expulsión de Zurich de todos los dirigentes anabaptistas. Amigos de Martín Lutero y de Zuinglio, preocupados por las diferencias doctrinales y políticas existentes entre ambos, lograron que se encontraran en 1529. El encuentro se produjo en Marburgo y la reunión, que se conoce como el coloquio de Marburgo, resultó un fracaso, ya que estas dos personalidades no lograron ponerse de acuerdo en numerosas cuestiones, entre las que destacan los problemas teológicos de la consustanciación y de la transustanciación.

Entre tanto, Zuinglio intentaba difundir sus creencias entre otros cantones. Seis de ellos siguieron sus pasos, mientras que los otros cinco, los cantones montañeses de Uri, Schwyz, Unterwalden, Lucerna y Zug, se mantuvieron fieles al catolicismo. Las divergencias entre católicos y protestantes desencadenaron una grave escisión en el seno de la confederación suiza. El final de la Reforma suiza

La hostilidad entre los cantones desembocó en 1529 en un conflicto armado que se saldó con la victoria de los cantones montañeses en Kappel y la firma de un compromiso. No obstante, dos años más tarde, en el mismo lugar, se zanjó un nuevo conflicto con la derrota de los reformistas y con la muerte de Zuinglio. Su desaparición puso fin a cualquier otra posible difusión de su doctrina en Suiza, país que en nuestros días sigue siendo católico y protestante a partes iguales.

Principales obras de Zuinglio

Dos son las obras fundamentales de Zuinglio: la primera, publicada en 1523 (La exposición y la prueba de las tesis), ofrece las 67 tesis de su doctrina que presentó en la disputa pública que mantuvo entonces; dos años más tarde, en 1525, publicó su obra principal, De vera et falsa religione commentarius, en la que ofreció con mayor profundidad un análisis sistemático de su doctrina y que dedicó al monarca francés Francisco I.