Búsqueda personalizada
Inicio
Conferencia de Postdam
Características
Etapas de la Guerra Fría
Formación de bloques
Bloque Occidental
Bloque Oriental
Principales conflictos
Bloqueo de Berlín
Guerra de Corea
  Invasión a Hungría
  Primavera de Praga
Crisis de los Misiles
  Guerra de Vietnam
Descolonización
  Cronología descolonización
Descolonización de África
Descolonización de Asia
América Latina
Revolución Cubana
Alianza para el Progreso
  Terrorismo de Estado
  Golpes de estado
Cronología
Mapas Históricos
  O T A N
  Pacto de Varsovia
  Descolonización de África
  Descolonización de Asia
   

 
 

Guerra Fría
Guerra Fría
 

 

     

 

 
 

 

 

La Segunda Guerra Mundial produjo una verdadera transformación en todo el sistema que regía las relaciones entre las naciones. Europa Occidental, centro del poderío mundial durante siglos, estaba físicamente destrozada y económicamente postrada. Las cuatro principales potencias de preguerra – Alemania, Gran Bretaña, Francia e Italia  estaban enormemente debilitadas y no se encontraban en condiciones de liderar al viejo continente, mucho menos al mundo. Ante el indefectible declive de las potencias europeas, fueron los restantes triunfadores de la contienda, Estados Unidos y la Unión Soviética, los que emergieron como las principales potencias hegemónicas en el nuevo orden internacional de la segunda posguerra.

Durante el conflicto, la lucha contra un enemigo común disfrazó temporalmente las enormes diferencias políticas, económicas y sociales existentes entre ambos. Pero pronto, soviéticos y norteamericanos se encontraron enfrentándose en una confrontación definitivamente hostil. Para el gobierno norteamericano, la política soviética de “satelización” de Europa Oriental (de los estados liberados u ocupados por el Ejército Rojo durante el conflicto bélico), había transformado a la URSS de un aliado en la guerra a un enemigo en la posguerra, cuyos intereses vitales no podían ser reconocidos sin poner en peligro aquellos de los Estados Unidos.1 De esta manera, los líderes norteamericanos, entendedores de que comunismo y capitalismo eran definitivamente incompatibles, delinearon una nueva política exterior menos conciliatoria y mucho más firme que, tomando la caracterización del historiador de la Guerra Fría John Lewis Gaddis, se resumía en la idea de “ponerse duros con Rusia”. Actuando en consecuencia, en marzo de 1947, Washington proclamó los lineamientos de esta política en la llamada “Doctrina Truman”. En ella, se manifestaba abiertamente la existencia de un conflicto ruso-norteamericano, basado en ideologías y modos de vida frontalmente contrarios, que hacía necesario que Estados Unidos se avocara a evitar la expansión de la “tiranía comunista” en la comunidad internacional:

 

 

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca