Búsqueda personalizada
Inicio
Conferencia de Postdam
Características
Etapas de la Guerra Fría
Formación de bloques
Bloque Occidental
Bloque Oriental
Principales conflictos
Bloqueo de Berlín
Guerra de Corea
  Invasión a Hungría
  Primavera de Praga
Crisis de los Misiles
  Guerra de Vietnam
Descolonización
  Cronología descolonización
Descolonización de África
Descolonización de Asia
América Latina
Revolución Cubana
Alianza para el Progreso
  Terrorismo de Estado
  Golpes de estado
Cronología
Mapas Históricos
  O T A N
  Pacto de Varsovia
  Descolonización de África
  Descolonización de Asia
   

 
 

Guerra Fría
Guerra Fría
 

Primavera de Praga

El ascenso al poder de Kruschev había producido una especie de "relajación" del control que la URSS ejercía sobre sus satélites.
Cada país había adoptado políticas económicas más acordes con la realidad de su propio territorio y que, a la vez, posibilitaron el desarrollo de corrientes sociales independientes del régimen. Europa Oriental respiró en un clima de mayor libertad política y social, pero fue en Checoslovaquia donde más lejos se llegó en la transición hacia un Estado Democrático con el impulso de resoluciones políticas concretas.
En 1968 fue elegido primer mandatario del partido comunista checoslovaco Alexander Dubcek. Este mandatario tomó medidas como la proclamación de la libertad de prensa y la autorización de organizaciones políticas no comunistas, poniendo de manifiesto sus intenciones de democratización del régimen. La nueva línea del gobierno fue acogida con entusiasmo por la población checa. Los vientos de libertad favorecían las críticas contra el control soviético sobre el país, contra la dictadura burocrática y contra la intervención soviética en los países del Este. Lo que Dubcek pretendía era dar al comunismo una nueva orientación, evitando sus extremos radicales y dictatoriales.
En 1964, Kruschev fue destituido de su cargo, y en su reemplazo se alzó la figura de Leónidas Breznev, quien de inmediato se manifestó partidario de un comunismo ortodoxo. Sus planteamientos se sintetizaban en la doctrina de la soberanía limitada (o doctrina Breznev), por la cual la URSS se reservaba el derecho de intervención en los asuntos internos de cualquiera de los países que conformaban su bloque si consideraba que las políticas adoptadas amenazaban la supervivencia del comunismo.
De acuerdo a las nuevas ideas, el caso checoslovaco fue visto con malos ojos por Moscú. Considerado como una amenaza al comunismo internacional y un ataque a la unión militar del Pacto de Varsovia, se determinó la invasión de Checoslovaquia, acción que se concretó en agosto de 1968. La movilización popular en rechazo a los hechos fue masiva, pero sin uso de violencia, pues eso habría dado pie a Moscú para una cruenta represión.
 

A pesar de la oposición social, Moscú presionó para frenar los avances del programa democratizador de Checoslovaquia. En 1969, Dubcek fue depuesto, lo que significó la vuelta a la ortodoxia moscovita, la restauración de la censura y la persecución de toda organización sociopolítica ajena al régimen comunista. Los soles primaverales no podían brillar eternamente.
La intervención soviética en Checoslovaquia agrietó definitivamente el monolítico bloque comunista, que manifestó su rechazo a la iniciativa de la URSS. Por su parte, los partidos comunistas occidentales (Francia, Italia, España) iniciaron su alejamiento definitivo de Moscú, originando lo que más tarde se conocerá como eurocomunismo. En adelante, Moscú no será el intérprete exclusivo de la ideología marxista; cada país será libre de encontrar su propio camino al socialismo, lo que hará más difícil la aplicación de la doctrina Breznev
 

 

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca

Minisitios Medíateca