Búsqueda personalizada
Inicio
Ideologías Burguesas
Liberalismo
Nacionalismo
Unificación Italiana
Causas
  Ideológicas
  Económicas
  Conde Cavour
Etapas
  Incorporación de Lombardia
  Marcha de Garibaldi
  Incorporación de Venecia
  Incorporación de Roma
Mapa Unificación Italiana
Unificación Italiana
Unificación Italiana

La guerra con Austria de 1859

 

la incorporación de Lombardía. Cavour convence en 1858 al emperador francés Napoleón III para que apoye la causa de la unidad italiana frente a Austria en una entrevista secreta en el balneario de Plombières, a cambio del apoyo le promete la ciudad de Niza y Saboya. Cavour sabe que solo no puede contra Austria, la única potencia que le puede apoyar es Francia. Con el apoyo francés Cavour inicia la agitación popular contra Austria y ésta reacciona como se esperaba, el 27 de abril de 1859 invade el Piamonte. El pequeño reino del Piamonte cuenta con el apoyo francés y con la simpatía de Rusia, Inglaterra y Prusia que se declara neutral, en esta situación Austria está aislada. El desarrollo de la guerra determina que los piamonteses, con el apoyo real y efectivo de las tropas francesas, lleven la iniciativa, a su favor cuentan con un ejército modernizado y con una buena red de ferrocarriles para desplazar rápidamente las tropas, las batallas de Magenta y Solferino determinan el hundimiento de los austríacos y los piamonteses ocupan Lombardía; pero cuando están a punto de conquistar el Véneto y acabar con la ocupación austríaca, Napoleón III les retira su apoyo y firma la paz con los austriacos, esto es debido a que el emperador francés no quiere enemistarse con Austria, a su vez el canciller alemán Bismarck no está dispuesto a que se hunda Austria y se fortalezca Francia.

La guerra termina con una decepción para la causa italiana a pesar de que se ha incorporado Lombardía, los austríacos siguen en Venecia y Cavour dimite debido a la “traición” de Napoleón III, pero en la sombra seguirá dirigiendo el proceso. La experiencia le ha enseñado que no debe confiar en ninguna potencia extranjera, pero que tampoco se puede enemistar con Francia.

 De forma simultánea, en el mismo año 1859 se producen revueltas populares en la Toscana, Módena, Parma y Romaña que destronan a sus legítimos gobernantes y piden su incorporación al Piamonte como motor de la unidad italiana. Las cuatro provincias realizan plebiscitos que ratifican esas incorporaciones, Cavour, temiendo el malestar de las potencias europeas ante el cambio de fronteras, se muestra prudente, al final admite esas incorporaciones. Napoleón III reconocerá públicamente el engrandecimiento de los límites del Piamonte, previamente se ha cobrado Saboya y Niza de acuerdo con el tratado de Plombières. Oficialmente Cavour sube de nuevo al poder.

Minisitos  Mediáteca

Minisitos  Mediáteca
Minisitos  Mediáteca
Minisitos  Mediáteca
Minisitos  Mediáteca
Minisitos  Mediáteca
Minisitos  Mediáteca
Minisitos  Mediáteca
Minisitos  Mediáteca

Minisitos  Mediáteca

Minisitos  Mediáteca
Minisitos  Mediáteca