Búsqueda personalizada
Inicio
Ideologías Burguesas
Liberalismo
Nacionalismo
Unificación Italiana
Causas
  Ideológicas
  Económicas
  Conde Cavour
Etapas
  Incorporación de Lombardia
  Marcha de Garibaldi
  Incorporación de Venecia
  Incorporación de Roma
Mapa Unificación Italiana
Unificación Italiana
Unificación Italiana

La incorporación de Roma en 1871 y el fin del proceso.

La unificación no podía ser completa hasta incorporar Roma, pero había muchos inconvenientes: el Papa se negaba en redondo, como es lógico, además, las tropas de Napoleón III defienden a Pío IX y eran el obstáculo más fuerte para lograr la unidad completa, por si fuera poco, todos los católicos europeos son hostiles a esa acción. Estaba claro que sólo sería posible la incorporación con la retirada del ejército francés acantonado en Civita Vecchia en las proximidades de Roma. Tras varios intentos infructuosos de lograr un acuerdo con Napoleón III garantizando los derechos del papa, Víctor Manuel fomenta en privado la acción revolucionaria de Garibaldi, como en el caso anterior de Nápoles se muestra oficialmente en contra de la agitación, el rey necesita el apoyo de las potencias europeas. De todas formas Garibaldi fracasa en las dos tentativas, en 1862 y en 1867, la unidad parecía imposible. Al igual que en el caso de Venecia, el cambio de coyuntura internacional y la victoria prusiana sobre Napoleón III en Sedán en 1870 favorecieron el desbloqueo del problema al verse las tropas francesas obligadas a retirarse. Aprovechando esta situación el gobierno de Italia toma Roma el 20 de noviembre de 1870, que cae tras la débil resistencia de las menguadas tropas pontificias. La unidad se había completado. En julio de 1871 Roma se convierte en la capital del reino de Italia. No acabarán los problemas del nuevo Estado. El más importante es la enemistad que el gobierno italiano se ha granjeado en el exterior por la oposición de todos los católicos al ver como ha despojado al papa del patrimonio que disfrutaba desde hacía mil años. En el interior la relación con la Iglesia es insostenible, Pío IX excomulga a todo el gobierno italiano y a sus partidarios, los papas vivirán recluidos en El Vaticano hasta que ya en el siglo XX (Tratado de Letrán) reconozcan la existencia de Italia. El otro problema serio es la serie de desigualdades tan grandes entre el norte, industrizado y urbano, y el sur, atrasado y rural, no se llegarán a solucionar hasta bien entrado el siglo XX.

 

Minisitos  Mediáteca

Minisitos  Mediáteca
Minisitos  Mediáteca
Minisitos  Mediáteca
Minisitos  Mediáteca
Minisitos  Mediáteca
Minisitos  Mediáteca
Minisitos  Mediáteca
Minisitos  Mediáteca

Minisitos  Mediáteca

Minisitos  Mediáteca
Minisitos  Mediáteca