Búsqueda personalizada
Inicio
Genealogía Carolingia
Origen Dinastía Carolingia
Carlomagno
Conquistas de  Carlomagno
Marcas
Imperio Carolingio
Organización del Imperio
  Política
  Social
  Económica
Renacimiento Carolingio
Fin del Imperio
Mapas Históricos
Imperio Carolingio
Tratado de Verdún
 
 

Imperio Carolingio
Imperio Carolingio
 

Carácter del imperio

 


El Imperio creado por la unión de los carlolingios y la Iglesia tuvo un doble carácter: cristiano y absoluto. Como emperador cristiano, Carlomagno entiende que la misión del papa y del clero consiste en rogar a Dios por el triunfo del emperador en su calidad de jefe del mundo cristiano. La obligación del soberano es para él la de gobernar y defender no sólo el Imperio sino también a la Iglesia; luego, bajo su autoridad deben estar tanto el poder temporal como el poder espiritual, lo que da al Estado franco el mismo carácter cesaropapista del Imperio bizantino. Como emperador absoluto, Carlomagno no hizo sino continuar la tradición política de los romanos y de los bizantinos. El emperador trató a la Iglesia franca con evidente despotismo y ella nunca constituyó un poder junto al Estado, sino más bien una parte del imperio, por así decir, una institución estatal.
Sin embargo, no fijó su capital en Roma Sino en Aquisgrán, en los confines de la Galia y de Germania, en el centro de sus dominios. Tampoco usó, por lo general, la corona y las insignias imperiales, sino el antiguo traje franco, camisa de lino, túnica bordada de seda, manto blanco y capa de pieles, realzadas por su elevada estatura y un aire de dignidad que imponía respeto.
A estas condiciones físicas debe agregarse una notable inteligencia y un carácter lleno de moderación que le impidió abusar del poder.

 

 
 

Minisitos Mediática

Minisitos Mediática
Minisitos Mediática
Minisitos Mediática
Minisitos Mediática