Búsqueda personalizada
Inicio
Genealogía Carolingia
Origen Dinastía Carolingia
Carlomagno
Conquistas de  Carlomagno
Marcas
Imperio Carolingio
Organización del Imperio
  Política
  Social
  Económica
Renacimiento Carolingio
Fin del Imperio
Mapas Históricos
Imperio Carolingio
Tratado de Verdún
 
 

Imperio Carolingio
Imperio Carolingio
 

Guerras de Carlomagno

 

Las guerras de Carlomagno. El reino de los francos, heredado por Carlomagno, incluía la actual Francia, Bélgica, Holanda y el occidente de la moderna Alemania. Sus territorios lindaban con tres pueblos rivales. Por el sudeste, más allá de los Alpes, estaba el reino lombardo; hacia el sur, más allá de los Pirineos, se hallaban establecidos en España los musulmanes; hacia el este habitaban los germanos paganos y sus vecinos orientales los eslavos. En ese triple frente de su reino, Carlomagno guerreó con éxito diverso.

En esos tiempos, el emperador de Oriente seguía titulándose oficialmente "emperador de los romanos", aunque ya la parte latina del antiguo mundo romano (Orbis Romanus) escapaba a su autoridad. Por lo demás, aunque ya no existían el Imperio de Occidente ni su emperador, la idea imperial se mantenía como una aspiración de las masas, que echaban de menos la pax romana, y de la Iglesia, que deseaba la unión del mundo cristiano. Por eso mismo, tan pronto como Carlomagno extienda su dominación sobre muchos países, resurgirá el antiguo Imperio occidental. Carlomagno, impulsado por el deseo de extender el mundo cristiano y por la necesidad de asegurar sus fronteras contra los musulmanes en el sur y contra los bárbaros en el este, realizó cincuenta y tres campañas durante los 46 años que duró su reinado.



La anexión del reino de los lombardos (774). La primera guerra fue contra los lombardos, cuyo reino era el único estado cristiano que podía rivalizar en Occidente con el poder carolingio.
Los lombardos deseaban extender su gobierno por toda Italia a expensas del estado pontificio, recientemente creado. Pero, otra vez, como en la época de Pipino, los francos acudieron en defensa del Pontífice romano. Los ejércitos de Carlomagno atravesaron los Alpes y derrotaron a los lombardos. Su reino fue anexado al de los francos y Carlomagno ciñó su frente con la corona de hierro usada hasta entonces por los reyes lombardos.

La guerra contra los musulmanes de España. Las guerras de Carlomagno en el frente pirenaico no fueron afortunadas. Emprendió una expedición contra los musulmanes o sarracenos2, como les llamaban los cristianos, pero fue derrotado (778). Las luchas contra los musulmanes continuaron, sin embargo, y a consecuencia de ellas los francos consiguieron ganar un pequeño territorio entre los Pirineos y el Ebro, en el que establecieron una "marca" o provincia fronteriza: la marca de España.

La conquista de Germania. Parte de Germania integraba ya el reino de los francos desde la época merovingia. Pero el resto del país estaba poblado todavía por tribus independientes y belicosas, entre las que sobresalía la de los sajones, que ocupaba en el norte de Germania la región costanera extendida entre los ríos Rin y Elba.
Los sajones no habían aceptado el cristianismo predicado por San Bonifacio unos años antes. Eran un pueblo intrépido y valiente, que luchó durante treinta años (772-804) antes de acatar el poder de los francos. Tuvo a su frente
Un caudillo llamado Widikind, que enardeció la fibra guerrera de su raza y fue el héroe Incansable de la lucha contra los invasores.
Los francos debieron realizar dieciocho expediciones a Sajonia antes de consolidar su dominio sobre la región y, al fin, el propio Widikind se rindió y se convirtió al cristianismo.
El triunfo sobre los sajones (germanos del norte) convirtió a Carlomagno en dueño de toda la Germanía. Hacia el este quedaba la gran masa humana de los pueblos eslavos paganos, así como los ávaros, parientes de los hunos, que teman sus campamentos en la región del Danubio medio. Contra ellos Carlomagno realizó también algunas campañas que le permitieron conquistar Bohemia y los territorios danubianos que constituyeron luego Austria y Hungría.
La conquista de Germanía fue un hecho de gran importancia histórica, pues señalo el primer gran avance logrado por la civilización latina al este del Rin, en la región donde se habían estrellado desde Augusto en adelante los esfuerzos militares de los emperadores romanos. Carlomagno triunfó allí donde las legiones de Augusto habían sucumbido, y sus victorias hicieron del Elba la nueva frontera de la civilización de Occidente
 

 

Mini sitios Mediateca

Mini sitios Mediateca

Mini sitios Mediateca
Mini sitios Mediateca
Mini sitios Mediateca